jueves, 19 de noviembre de 2009

¿Cómo ser un coach?


Sí, para ser coach es preciso poseer una sólida formación integral, técnico-científica con un fuerte contenido humanista. Se puede complementar desde la psicología, la pedagogía, la sociología o la filosofía, pero el coaching requiere de nosotros una dimensión ética, personal y humana más allá que la propia dimensión profesional. Y esta formación ha de fraguarse en la experiencia, vivencias tratadas como modelo y oportunidad de aprendizaje, con rigor y método para poder transmitirlo. El coach debe ser realista, sin perder de vista el cielo, que no al revés.

Es imposible transmitir la calma, por ejemplo, si no la tenemos integrada en el ser. Un coach no es un guía espiritual, como no es un médico o consultor. El coach se encarga de llevarnos hacia el éxito de nuestros objetivos una vez acordados. Básicamente hace un análisis de la situación de partida, se basa en los puntos fuertes de su cliente y establece una relación de confianza. Después acuerda un plan, unos objetivos y unas metas. Al final, sigue el proceso de cerca, sin que parezca necesario, pero está ahí.

Link de referencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada